ROGER ATASI / FRANCISCO MARIOTTI

DOS GENERACIONES / UNA HISTORIA BREVE

Centro Cultural de la Universidad de San Marcos (Casona), Lima
Inauguración: Viernes 7 de Mayo

La historia apela a contextos, épocas y relaciones. Es en este sentido que resulta interesante jugar con relaciones en el tiempo para vincular dos contextos históricos de la breve historia de las artes mediales en el Perú. Acudo a los trabajos de Francisco Mariotti y de Roger Atasi para revelar estas dos capas históricas.

La primera historia del arte electrónico en el Perú podría reducirse a la sola obra de Francisco Mariotti [1], un artista que ha venido trabajando en nuestro país y en Europa desde los años sesenta.  Sin embargo, su trabajo siempre estuvo influido por el contexto local peruano. Su acercamiento metafórico a la naturaleza, utilizando elementos tecnológicos, define su trabajo de una manera mediática y simbólica.  La práctica de lo que ahora llamamos media art y «arte interactivo» en las primeras producciones de Mariotti se asienta sobre un uso correcto de la tecnología ligado a un conocimiento claro de las propuestas científicas y de conceptos tales como la vida artificial, muy asociada hoy en día a las manifestaciones artísticas de vanguardia.

La segunda historia comienza quizás alrededor de 1997. Desde entonces uno de los artistas más «viejos» y constantes ha sido Roger Atasi. Sus primeros trabajos eran absolutamente paradigmáticos de una nueva generación de jóvenes artistas que deseaban utilizar formas creativas y alternativas para comunicar sus ideas. Atasi fue uno de los primeros en utilizar la tecnología, y particularmente el video, sin miedo: él no se preocupaba por buscar una imagen perfecta o si el monitor que utilizaba era viejo, siempre que sus ideas y los espacios que construyese se relacionaran bien.  Su manera particular de observar el panorama urbano en su relación con el ambiente humano se traduce en videos donde existe una tentativa de compartir la experiencia solitaria en situaciones cotidianas ligadas a basurales ubicuos, viejas casas, el «gaste» y desgaste de edificios y el caos urbano.

Tomar elementos primarios de las cosas que las personas piensan que son inútiles, para luego hacerlas útiles en un nuevo contexto (mediático) es un método común entre los trabajos de Mariotti y de Atasi: ambos han utilizado elementos reciclados.   Atasi trabajó con viejos televisores y electrodomésticos para crear video instalaciones que juegan como paisajes mediáticos locales, mientras que las botellas plásticas de Mariotti sirven para crear luminosos jardines artificiales.

¿Será una coincidencia o no que Francisco Mariotti y Roger Atasi vivan ahora en la diáspora?  Paradójicamente, si bien viven y trabajan en Europa, representan en síntesis la historia corta pero intensa de las artes mediales en el Perú.  Su participación en diversas muestras internacionales desde que eran muy jóvenes es también un ejemplo de lo que sucede hoy en el Perú en referencia al arte electrónico: se ha difundido mundialmente.

Creemos fuertemente que los tempranos años setenta, así como los últimos años noventa, son momentos representativos para el desarrollo de las artes visuales en el Perú.  La obra de Mariotti y Atasi representa este período de una manera mediática e innovadora.

[1] Aunque hubo otras intervenciones esporádicas es importante mencionar el trabajo en video de Rafael Hastings durante gran parte de los años setenta.

**Apostilla a la historia del video arte peruano: Como dato curioso de la historia mundial del video arte, la VideoPoemOpera Planetopolis de Gianni Toti incluye la toma de una pequeña figurilla de Marx producida por Francisco Mariotti y el periodista Gerardo Zanetti titulada Carlos Marx canta y baila para usted la Internacional (1984).  De una manera profética, podemos pensar en la figurilla mediatizada de Marx en Planetopolis como el primer rastro peruano en el trabajo de Toti que desembocará después en el latinoamericanísimo Proyecto Túpac Amauta (original asociación verbal entre el nombre de Túpac Amaru y el epónimo quechua de José Carlos Mariátegui).

FRANCISCO MARIOTTI
«Lo único que te puedo ofrecer es sangre»

Esta frase la filmé en video en el año 1996 en el Km. 53 de la Panamericana Sur, detrás del cerro donde se encuentra la ‘Sarita Colonia’ que hicimos con Huayco (1980). El texto, junto a la imagen de un soldado con metralleta estaba dibujada en los cerros adyacentes en un campo de entrenamiento militar.  El sampling de estas imágenes con las de video juegos del tipo ‘EGO-Shooter’ (Unreal Tournament, Unreal II, Battlefield) son proyectadas en un contexto que busca la inmersión del espectador en un paisaje artificial.

ROGER ATASI
«Prohibido de hacer»

Apropiación de la imagen, construcción de una nueva a partir de un archivo o en otro caso creación de un falso archivo. Selecciono la escena del film «Brooklyn Boogie», al  estar prohibido el modificar el film, me rijo en un tiempo estimado de 48 segundos para no exceder lo aceptado por las leyes francesas con respecto al derecho de autor. Contra el Copyright, existe también su contraparte, el Copyleft.  El otro es una construcción de un falso reportaje de TV, en el que pongo a las dos más importantes presentadoras de TV en un solo reportaje trabajando juntas.»

Curaduría: José-Carlos Mariátegui, Alta Tecnología Andina (ATA)

Esta muestra estará abierta del 7 al 22 de mayo, 2004 Presentada inicialmente en VIDEOFORMES – 18th INTERNATIONAL VIDEO and MULTIMEDIA ARTS FESTIVAL, Clermont-Ferrand, Francia, 18 a 22 de marzo, 2003.